Noticias

Yopal, 16 de mayo de 2016. 90 lideres juveniles ambientales de los departamentos de Casanare, Arauca, Vichada y Cundinamarca tuvieron un encuentro en el Auditorio del Agua de Corporinoquia como parte de las Rutas Ambientales por la Paz, el cual es un proceso adelantado por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, y el Instituto Humboldt, que busca fortalecer la participación ciudadana en la gestión ambiental a través de escenarios de encuentro y dialogo.

El evento que se realizó con el liderazgo de Corporinoquia buscó que los jóvenes aportaran en la construcción alrededor de la paz, la biodiversidad y el cambio climático.

“Dentro de nuestro Plan de Acción 2016-2019 y en cabeza de la Subdirección de Planeación Ambiental y el área de Educación Ambiental le queremos apostar a los jóvenes, le queremos apostar a la educación ambiental no como una cátedra impartida de aquí hacia allá, sino como una construcción comunitaria en la que ustedes tienen el valor que les da tener el derecho a un medio ambiente sano, el derecho que le asiste no solo a reclamarlo sino a construirlo” aseguró durante el evento, Mauren Carlina Navarro, directora encargada.

Johana Luque representante de la Plataforma Municipal de Juventud de Yopal habló sobre la importancia de estos espacios para las iniciativas que se vienen adelantando con jóvenes en la región: “Considero que estos eventos son demasiado importantes, primero porque nos brindan espacios a los jóvenes para expresarnos, para compartir, para conocernos entre los diferentes líderes que tenemos la misma iniciativa, a veces pensamos que estamos solos o que somos diferentes, pero en sitios y lugares como este damos cuenta y conocemos gente que tiene el mismo sentimiento y pasión hacia temas que pensábamos que no, así que estos espacios sirven para darnos cuenta que no estamos solos, que las instituciones también ponen su parte, que somos la voz y que se están abriendo espacios educativos”.

Las Rutas Ambientales por la Paz son ejercicios preparatorios del gran Encuentro Nacional: “Jóvenes, Territorio y Paz”, que se llevará a cabo en Bogotá del 3 al 5 de junio. Allí, 3 mil 500 jóvenes trabajarán en la construcción de acuerdos nacionales como propuestas para la gestión ambiental territorial.
 

 

Yopal, 13 de mayo de 2016. Una actividad de transporte de 159 ejemplares de caimán llanero desde el municipio de Cravo Norte – Arauca hasta el Bioparque Wisirare en Orocué – Casanare fue adelantada por una comisión integrada por funcionarios de Corporinoquia y la Fundación Palmarito, su principal objetivo: proteger los pequeños ejemplares de esta especie que en la actualidad se encuentra peligro crítico de extinción.

Las 159 crías fueron rescatadas del río Cravo Norte por Faustino Mojica, un hombre residente en este municipio que lleva varios años dedicado a la conservación del caimán llanero y la tortuga terecay, quien entregó los ejemplares a Corporinoquia y la Fundación Palmarito y que se ha convertido en un aliado indispensable en la conservación de la especie.

“El Programa Nacional de Conservación del caimán llanero el cual está vigente desde 1998 establece 6 acciones, la primera de ellas indica la necesidad de rescatar huevos y neonatos silvestres, el año pasado hicimos un rescate de huevos y este año por primera vez hicimos un rescate de crías, que entendemos que es mucho más efectivo porque el traslado de caimanes es mucho más sencillo, ya que el de los huevos es muchos más delicado, ya que los cambios de temperatura o los movimientos pueden dañar los embriones” manifestó Rafael Antelo, director científico de la Fundación Palmarito sobre la importancia de esta actividad sin precedentes con la especie en el país.

Una vez en Wisirare, los caimancillos fueron sometidos a actividades de verificación de longitud, peso y un corte de escamas para identificarlos.

Los animales permanecerán en el Bioparque hasta que obtengan tallas entre 80 cm y 1 metro de largo, esto con el objetivo de que puedan sobrevivir una vez sean devueltos a su lugar de origen, ya que cuando son crías cuentan con varios depredadores que en la mayoría de los casos no permiten que el 90% de los ejemplares sobrevivan.

 

 

Yopal, 10 de mayo de 2016. Con la instalación de puntos ecológicos y de separación en la fuente en la instalaciones de Corporinoquia, la institución busca inculcar buenas prácticas entorno al manejo de los residuos sólidos, no solo a sus empleados sino a las personas que visitan a diario las instalaciones de la Corporación.

Corporinoquia ya venía trabajando en temas referentes al uso y ahorro eficiente del agua y la energía, la reducción de basura en las oficinas y la reutilización y disminución de papel dentro de la institución, por lo que con las instalación de estos nuevos elementos, se busca fortalecer el Plan Institucional de Gestión Ambiental – PIGA y cumplir con los requisitos que se establecen para la certificación de la norma ISO 14001 la cual es la norma internacional de sistemas de gestión ambiental (SGA).

Las directrices también serán aplicadas en las subsedes de Arauca y Vichada; y en la Unidad Ambiental de Cáqueza y a su vez se gestionará la recolección de estos elementos con empresas que vengan trabajando entorno al reciclaje y la disposición final.

Yopal, 10 de mayo de 2016. La Reserva Natural Bojonawi ubicada en el departamento del Vichada fue el lugar propicio para la liberación del último grupo de 232 tortugas recuperadas por Corpoamazonia en su jurisdicción.

La actividad que fue adelantada por Corporinoquia, el Instituto Humboldt y la Fundación Omacha se llevó a cabo en el puente El Babo y los caños El Temblón y Charapa en donde los tortuguillos fueron devueltos a hábitat natural.

El sitio de su liberación es de vital importancia para su conservación debido a que esta es un área protegida y en donde actualmente la Fundación Omacha y el Instituto Humboldt vienen adelantando una investigación sobre los aspectos biológicos y ecológicos de la matamata.

El primer grupo de 200 tortuguillos había sido liberado en los caños Mosco y El Tigre, afluentes tributarios del río Bita.

El éxito de la liberación fue posible gracias al trabajo conjunto que desarrolló cada una de las instituciones involucradas, por lo que Corporinoquia agradece a quienes hicieron posible que los tortuguillos llegaran a Puerto Carreño en donde 432 matamata por fin pudieron recobrar su libertad.

Yopal, 5 de mayo de 2016. Un final feliz obtuvieron las primeras 200 tortugas matamata de las 449 que fueron incautas por Corpoamazonia y la Policía Ambiental producto del tráfico ilegal, luego de que Corporinoquia realizara su liberación en Puerto Carreño – Vichada con el apoyo del Instituto Humboldt, la Fundación Omacha, Gobernación de Vichada, Armada Nacional, Policía Ambiental y Ecológica, Parque Nacional Natural El Tuparro y la Corporación Ambiental la Pedregoza.

 

Los ejemplares fueron llevados por funcionarios de Corporinoquia hasta los caños Mosco y El Tigre los cuales son afluentes tributarios del río Bita. La actividad se realizó en el marco del convenio Alianza por el río Bita, territorio de vida, el cual es un proyecto adelantado por el Instituto Humboldt que busca promover acuerdos con la comunidad y los usuarios del río para protegerlo, por lo que con la liberación en estos ríos se asegura su supervivencia.

En Colombia, esta tortuga se encuentra en la Orinoquia y Amazonia desde el piedemonte de la cordillera oriental, en especial en las cuencas de los ríos Arauca, Orinoco y Amazonas. En Sudamérica su distribución se extiende a través de los bosques tropicales al Oriente de Bolivia, Ecuador y Colombia, Sur de Venezuela y Guayanas (Surinam, Guyana, Guayana Francesa), todo el Oriente y Este del Perú y al Norte y centro de Brasil.

El acelerado tráfico de la matamata en la Orinoquia y la Amazonia se ha hecho frecuente en los últimos años en donde se recolectan grandes números de ejemplares juveniles quienes son transportados entre las bolsas plásticas para peces ornamentales que tienen permisos de exportación.

El mayor número de reportes indican que las matamata usualmente son llevadas a Centro América, allí son vendidas para que hagan parte de la decoración de algunos acuarios, por lo que su extracción se realiza fundamentalmente con fines ornamentales, aunque en países de Asia como Japón se utilizan para gastronomía exótica.

Los ejemplares restantes serán liberados en la Reserva Natural Bojonawi, en donde actualmente Omacha y El Instituto Humboldt vienen adelantando una investigación sobre los aspectos biológicos y ecológicos de la matamata.

Facebook